viernes, 4 de diciembre de 2009

Tips para comparar encuestas

Por estos días he estado leyendo el frases como las siguientes, cuando de encuestas políticas se trata:
  • @3U22 "Segun la ultima encuesta, el 74.8% de los ticos no creemos en las encuestas"

  • @esmitperez "RT: @3U22: Segun la ultima encuesta, el 74.8% de los ticos no creemos en las encuestas. / y El 78,8% de las estadísticas son inventadas"

  • @robertosasso "la estadística no miente, los estadísticos sí"

Más allá de pensar que es un rechazo per sé hacia una ciencia o profesión, creo que más bien manifiesta el nivel de confusión que nos genera el estar bombardeados por los resultados de tantas encuestas políticas, muchas veces con datos que difieren mucho entre sí, sin tener acceso a ningún "manual o guía" de cómo poder interpretar nosotros mismos los resultados sin dejarnos llevar por juicios de valor de periodistas y políticos principalmente.

Antes de leer y comparar los resultados de una encuesta es importante que:


  1. Revisemos la fecha en la que se ejecutó el trabajo de campo o se recolectó la información. Todos sabemos que la opinión de las personas puede cambiar de un momento a otro en el tiempo. Hoy podemos consumir el cereal "Y" y al mes, después que se detecta que está contaminado lo sacan del mercado y empezamos a consumir el cereal "Z". Si vamos a comparar números tengamos el cuidado de hacerlo en un mismo período de tiempo, en la medida de lo posible.

  2. Busquemos a través de cual técnica se aplicaron las encuestas. Las encuestas domiciliares tienen la característica de poder llegar a segmentos de población Bajos, Medios Bajos y Medios Medios principalmente. La gente de nivel Medio Alto y Alto dificilmente atienden a la puerta, máxime en condominios o urbanizaciones cerradas. Las encuestas telefónicas tienen la característica de llegar a segmentos de población Medio Alto, Medio Medio y Medio Bajo principalmente. Las personas de nivel Alto no son facilmente ubicables vía telefónica y las de nivel Bajo en muchos casos no contarán con línea telefónica en sus hogares. En encuestas políticas presto más atención a las encuestas domiciliares, tienen una mayor cobertura del electorado.

  3. Verifiquemos la cobertura del estudio. La mayoría de encuestas políticas se hacen a nivel nacional, sin embargo es importante tener esa claridad.

  4. Busquemos el tamaño de muestra, error de muestreo y nivel de confianza. Estos tres datos deberían venir juntos. La mayoría de encuestas trabajan con márgentes de error del 2,8% al 95% de confianza, lo cual implica hacer 1.200 encuestas. En otros casos se amplian los tamaños de muestra para disminuir el error de muestreo y poder hacer más segmentaciones como por ejemplo por sexo, grupos de edad, provincias, cantones, etc. A menor error de muestreo y mayor nivel de confianza, mayor es la exactitud del dato.

  5. Comparemos los datos de empresas de investigación de confianza. Son siete las empresas inscritas para realizar encuestas y sondeos de opinión pública de carácter político electoral ante el Tribunal Supremo de Elecciones. Si bien el factor humano puede inducir al error a nivel técnico y nada garantiza que el trabajo vaya "perfecto"como en cualquier otro ámbito o profesión, estas empresas son las acreditadas y las de mayor confianza. Llamados a hacer "sus propias encuestas", empresas diferentes a las inscritas, empresas que no son costarricenses, en lo personal no las tomo en cuenta.

Una vez tengamos claros estos cinco puntos, vayamos a los resultados. Como en cualquier otra discusión lo más enriquecedor es poder sacar nuestras conclusiones, compartirlas, oir otros puntos de vista e ir ampliando nuestra visión y conocimiento a partir de ello.


Recordemos que tratar de entender y predecir el comportamiento humano no es sencillo, máxime cuando se está expuesto a tantos y variados factores externos tan volátiles en espacio y tiempo. ¿Cuántas veces al día cambiamos de opinión? ¿Acaso no nos pasa en nuestros hogares, en el trabajo, con nuestros amigos? ¿La política en realidad debe ser la excepción?


Si tenemos en cuenta esto, junto con los cinco puntos arriba planteados, les aseguro que más allá de "culpar" a las encuestas porque los resultados no son coherentes, porque los números "brincaron" en pocos meses, porque "no es lo que esperaba", etc., vamos a encontrarle el gusto a poder explicar y entender , desde nuestro punto de vista y el de muchos más, el sentir de toda una población expresado a través de una encuesta, que no es más que la fotografía de un momento.


Les comparto un pequeño ejercicio que monté esta semana a partir de la publicación de los resultados de tres encuestas políticas. ¿Cómo lo interpretamos?


¡Axé!

6 comentarios:

  1. Muy buen artículo! Conste que mi comentario era en chota. Creo que si uno aplica lo que escribiste uno puede facilmente comparar una y otra.

    ResponderEliminar
  2. Excelentes comentarios, falta explicar las diferencia de cuando es % sobre la muestra total, cuando quitas "no votaran" y si se quita ademas a los indecisos.

    ResponderEliminar
  3. Esmit: Chota o no fue una de las razones por las cuales decidí escribir este post. Entendida tu aclaración.

    Alejandro: Ya me estás dando una idea de hacer todo un curso, o post, de interpretación de datos. En el ejercicio que incluyo en este post precisamente se plantean los % de intención de voto únicamente entre las personas decididas a votar (excluyendo indecisos y no votarán) y NO sobre la muestra total, a fin de poder simular lo que pasaría en la realidad.

    Muchas gracias por pasar, leer y comentar.

    ¡Axé!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias! Aprendí mucho!! El cuadro que compara encuestas permite extraer hipótesis sobre la diferencia de resultados!

    ResponderEliminar
  5. Julio: te pensé cuando escribí este post porque recordé que alguna vez me preguntaste algo al respecto. Me alegra que hayas aprendido y que tengas tus hipótesis. A ver cuándo las comentamos.

    H3dicho: Gracias.

    Gracias por pasar, leer y comentar.

    ¡Axé!

    ResponderEliminar